Carlos Queiroz ya confirmó su lista de 23 y parece que su intención es jugar con un solo punta.

El entrenador portugués la tiene complicada. Tiene un dilema dulce, de esos que le gusta tener a un seleccionador. Tiene dos goleadores listos para liderar el ataque. El primero, Duván Zapata, tuvo una temporada única con el Atalanta, que gracias a sus goles llegó a la final de la Coppa Italia y clasificó por primera vez en su historia a la Champions League. Del otro lado está Radamel Falcao, el Tigre que con insistencia salvó a un muy mal AS Mónaco del descenso y que pese al mal año de su equipo logró mantenerse en forma. Con sus estadísticas y documentos en la mano, Queiroz tiene una decisión que tomar.

No sería descabellado apostar por Duván. Es un delantero ideal para ser única punta, pues es polivalente y su físico le permite luchar con todo tipo de defensores. Sus 28 anotaciones son un sello de calidad y llega con la confianza que necesita todo atacante para encarar al arco. Bien acompañado, no le cuesta encontrar espacios y crear ocasiones. Además, meterlo de titular sería iniciar desde ya el proyecto de Catar 2022. Es difícil que Radamel Falcao llegue al siguiente Mundial y lo ideal sería que Duván continúe con este ritmo para que sea el cambio generacional ideal. Darle la confianza en esta Copa América sería apostar de lleno por un proyecto a largo plazo.

Pero el torneo que vamos a jugar en Brasil es dentro de dos semanas y dura un mes. Un mal día te saca de la Copa y, por eso, apostar una ficha nueva que casi no ha tenido tiempo de jugar con el resto del grupo es arriesgar demasiado. Si bien Falcao está en el punto final de su carrera, conoce al equipo que lo acompaña y sabe cómo manejar los tiempos que le marcan James Rodríguez, Juan Cuadrado, Luis Muriel y compañía. Más que eso: es el capitán del equipo. Si bien anotó 16 goles (12 menos que Duván), su jerarquía dentro del grupo y el respeto que le tienen los rivales es un plus a la hora de saltar al campo. Ya habrá tiempo para pensar en Catar, pero primero está la Copa América de Brasil y no hace falta hacer transiciones locas.

Lea también: Así ha sido la carrera de Stefan Medina con Colombia

Mi apuesta es por Falcao. Confío en que Duván se convertirá en un grande y le dará muchas alegrías a los colombianos, pero no hay que apresurar su momento, así como tampoco hay que matar ya el del Tigre. Será necesario hacer el cambio durante unos partidos si el tema se complica o si es necesario poner a un jugador con más físico en la delantera, pero precisamente a eso debe ir Duván a Brasil. El delantero del Atalanta debe meterse en la dinámica poco a poco, pues tirarle la responsabilidad de los goles desde ya, cuando aún no es necesario, puede ser un tiro en el pie. Más que el dilema de poner a uno o al otro, Queiroz debe pensar en cómo manejará esta transición en la delantera. Ojalá le de vida todo lo que pueda a Falcao e introduzca a Duván con tranquilidad y en un ambiente optimo para que explote.

Foto: Getty Images