En el cierre de la jornada ocho, Chivas ganó (con un marcador de 1-3) en el Volcán, lugar donde no sacaban tres puntos desde el 2010. Con este triunfo, el Guadalajara arribó al lugar número ocho de la tabla, con once puntos.

Una plaza complicada para el ‘Rebaño’

Dado el contexto, el Guadalajara llegó como víctima (tras muchos problemas, entre casos positivos de Covid-19 e indisciplinas de algunos de sus jugadores), pues se pararon en un estadio complicado para el equipo rojiblanco.

Para esta fecha ocho, las Chivas explotaron la velocidad que tienen en hombres como Uriel Antuna, y se fueron al frente al minuto 21’. Todo les sonrío, pues al 24’ se fue expulsado Rafael Carioca.

Ganando con sufrimiento

Imagen
Fuente: Chivas

Parecía que se resolvería mejor de lo que creyeron, pero al 43’ (tras doble amarilla) Miguel Ponce salió expulsado. Concretaron el 0-2, vía José Juan Macías… pero André Pierre Gignac trajo la tensión al partido con su 1-2 al 64’.  De ahí fue un Tigres yendo hacia el frente, intentando con su arsenal comandado por Eduardo Vargas, el mismo francés, Julián Quiñones y otros más.

Fue hasta el 90+3’, cuando Jesús Angulo trajo paz al redil del Guadalajara, tras quitarse al arquero y anotar otro gol a su cuenta.

Tigres no despierta

Fuente: Tigres

Al final del día, los de Nuevo León cayeron tras una década ante los jaliscienses, recibieron el primer gol de Uriel Antuna en su andar por Chivas y son décimos en la tabla general. Con un plantel con el que tienen, más la experiencia en el banquillo de DT, hay muchas cosas por mejorar.

Es bien sabido que los Tigres no se caracterizan por ser un equipo que gana todos los puntos, sino que avanzan a paso tranquilo, se mete a Liguilla y libera todo su potencial en las fases eliminatorias. Pero hoy ya son ocho juegos y las críticas son fuertes en el entorno de Tigres.

El equipo de Chivas ganó, tranquilizó  el ambiente, generó confianza y se perfila para convertirse en una realidad bajo el mando de Víctor Manuel Vucetich. Campeonato suena a demasiado, pero compitiendo en las fases finales, es prácticamente una garantía.