Cuatro latinos que dejaron marca en el Parma

Fuente: Pulzo.com

El Parma Calcio 1913 vivió un último lustro complicado a nivel institucional. Su historia se vio manchada por una pésima gestión por parte de Giampietro Manenti, que terminó siendo arrestado por fraude y lavado de dinero. El equipo, que en ese entonces militaba en la Serie A -categoría a la que ha vuelto-, quedó en bancarrota y, tras no haber compradores interesados en salvarlos de la quema, su destino fue llegar a la Serie D y así reiniciar su historia desde abajo.

Desde ese maldito 2015, el equipo batalló en las bajas categorías del fútbol italiano y paso a paso gestaron el regreso del equipo a la Serie A. Primero ascendieron a la Lega Pro tras terminar primeros en su grupo de la Serie D; posteriormente llegaron a la Serie B tras vencer al equipo Alessandria en el repechaje por el ascenso; y en el actual 2018 volvieron a la máxima categoría.

Este Parma guerrero debutó la temporada 2018-2019 con empate a dos goles ante el Udinese, y por ello en Balón Latino recordamos a cuatro latinos que dejaron huella en el equipo parmesano.

4.- Ariel Ortega

La calidad del Burrito es indiscutible, tanto es así que es un jugador reconocido por la afición argentina por sus participaciones con la selección y equipos tan aclamados como River Plate, pero su paso por el Parma fue corto.

Ortega llegó al equipo del Parma tras vestir la camiseta del Sampdoria. Estuvo una temporada, ganó la Supercopa de Italia, solo jugó 18 partidos y anotó 3 goles.

Fuente: EFE

3.- Verón

El nacido en Buenos Aires arribó al fútbol italiano en 1996 y tras un lapso de dos años con el Sampdoria, este le vendió al Parma en el 98. La Bruja fue parte de un equipo que consiguió la Coppa Italia y la Copa UEFA (lo que hoy es la Europa League) en ese bendito 1998. Entre sus filas contaban con tipos como Buffón, Fabio Cannavaro, Lilian Thuram y otros dos de este (Asprilla y Crespo) listado.

Juan Sebastián Verón jugó 42 partidos, anotó 5 goles, dio 7 asistencias, recibió 10 tarjetas amarillas y una tarjeta roja.

Fuente: Pinterest

2.- Asprilla

Faustino Asprilla nació en Tuluá, Valle de Cauca. Sus buenas facultades futbolísticas le permitieron ser parte de esa generación dorada de futbolistas colombianos, liderados por el Pibe Valderrama y René Higuita. Fue nominado en dos ocasiones para el Balón de Oro.

Su paso por el Parma fue sumamente fructífero, pues anotó 80 goles (segundo máximo goleador de este club) y obtuvo 5 títulos, entre los cuales están los dos del 98.

Fuente: goal.com

1.- Hernán Crespo

Hernán Jorge Crespo cumple en toda la extensión de la palabra con el término ídolo. La afición del Parma tiene al delantero argentino en un lugar especial dentro la historia del equipo de sus amores. Con 94 goles (máximo goleador del club) en 201 partidos disputados y 24 asistencias, su figura es tomada como uno de los emblemas para ese doblete en 1998. En el 2010 regresó para jugar hasta el 2012 y retirarse como futbolista profesional en tierras italianas. 

Fuente: Getty Images