En un duelo con brasileños en ambos bandos, Chelsea se reivindicó de los últimos partidos y superó futbolísticamente al Liverpool, quien suma su tercer derrota consecutiva. Willian fue una de las claves en el equipo de Lampard, mientras que Fabinho no estuvo a la altura de las circunstancias dentro del conjunto Red. Firmino entró en el segundo tiempo sin lograr darle peso al ataque de sus compañeros.

Salir con un equipo medianamente alternativo le costó el primer tiempo a Klopp. Salvo algún desborde peligroso, Mané permaneció desconectado, solitario en el afán de ganar terreno mientras el Chelsea se adueñaba del mediocampo. El partido se desenvolvió con un ritmo intenso. El ida y vuelta género numerosas ocasiones para ambos equipos.

Tras un cuarto de hora el marcador se abrió a favor de los Blues. La jugada involucró a los brasileños de principio a fin. Una mala salida de los defensores de Liverpool obligó a Fabinho a cederle la pelota a Willian, quien resolvió en un potente remate. Increíblemente la pelota pegó en los guantes de Adrián y se alojó en el arco visitante.

Willian sigue siendo importante para el cuadro azul. | Fuente:

Los de Klopp avisaron en reiteradas ocasiones sin conseguir igualar el encuentro. Incluso hubieron tres remates que no pudieron ser aprovechados gracias a la seguridad de Kepa. Volcarse al ataque dejó al Liverpool expuesto atrás, donde el Chelsea aprovechó para asustar con remates de larga distancia. Cinco minutos antes del descanso, Kovacic se marchó lesionado después de un desafortunado choque. Lampard perdía a uno de los mejores jugadores del primer tiempo.

Mar de esperanza

El sufrimiento de los Blues se alargó en el complemento. Las lesiones volvieron a tomar protagonismo, esta vez con el brasileño Willian. En su lugar entró Jorginho con el objetivo de poblar el mediocampo junto a Barkley. Replegarse fue la mejor opción ante un Liverpool que atacaba cada vez con más entusiasmo. Sin embargo, en una de las pocas contras ejecutadas por Chelsea, Ross Barkley se lanzó desde el círculo central y culminó la jugada con un precioso remate. El marcador se ponía merecidamente 2×0 a favor del local.

Liverpool no pudo hacer mucho contra el equipo de Lampard. | Fuente: Chelsea

Pedro y Barkley hicieron funcionar al equipo de Lampard dejando el alma y la piel en el campo de juego. Liverpool se partió a la mitad sin poder generar peligro, razón por la cual Klopp decidió colocar a Milner y al brasileño Firmino. Sin embargo, no hubo capacidad de reacción ante una gran demostración de Chelsea, quien mantuvo la calma hasta el final del encuentro.

Los Reds sumaron su tercer derrota entre Champions (1-0 vs. Atlético de Madrid), Premier (3-0 vs. Watford) y ahora en la FA Cup. Para un equipo que viene encendido significa un llamado de atención. Por otro lado, la clasificación a cuartos de final es un respiro para Chelsea, quien necesita ganar el título con el fin de renovar la esperanza bajo el mandato de Lampard.