El Lusail Stadium fue testigo de un encuentro de alta relevancia y mucho espectáculo entre brasileños y serbios. El Brasil vs Serbia cerró la jornada de fútbol del jueves con un excelente recuerdo. Vino por parte de Richarlison y, seguramente, estaremos hablando de él por el resto del campeonato.

¿Cómo quedó el Brasil vs Serbia? Resultado final

Brasil 2 – 0 Serbia

El duelo entre dos de los favoritos a llevarse el grupo se enmarcó en un estadio lleno de expectativa. Tanto latinos como europeos llegaron con sus mejores armas a disposición. Por ello, el partido comenzó y se mantuvo con un alto nivel de ritmo y entretenimiento. Ahora bien, gran parte del entretenimiento vino por parte del equipo sudamericano. Los de Tite demoraron en lograr destrabar el juego. Sin embargo, una vez roto el celofán, empezaron a florearse. Cada uno de los futbolistas brasileños sintió que su momento había llegado y el fútbol de la segunda mitad fue un gran deleite para todos los que presenciaron el duelo. Por su parte, Serbia fue más cauta. Y, cuando tuvo que salir a darle vuelta al compromiso, sus esfuerzos no fueron suficientes para contener a una Brasil montada en el baile.

Goles

62′ 1-0: Richarlison

73′ 2-0: Richarlison

Brasil vs Serbia mejores momentos

Primer tiempo del Brasil vs Serbia

El partido en el Lusail Stadium comenzó parejo. Ambas escuadras salieron a la cancha con lo mejor de sus convocatorias y con un equipo muy similar al soñado por cada DT. Los brasileños arrancaron con un frente de ataque reconocible y con el talento necesario para fundir a su rival. Por su parte, Serbia mantuvo una estructura que venía dando frutos, con una pareja en ataque de alto calibre. No obstante, fuera de algunas aproximaciones lejanas o jugadas individuales, poco hubo que resaltar en la primera mitad. Ninguno de los dos encontró la mejor manera de hacerle daño a su rival y el encuentro se fue sin goles al descanso.

Segundo tiempo del Brasil vs Serbia

Ya en el segundo periodo, la historia cambió. El ímpetu ofensivo de los brasileños adelantó la defensa serbia por la derecha. El vendaval de jugadas y regates no fue contenido por los defensores europeos y Brasil anotó dos goles de manera casi seguida. Esto, después de haber tenido participación de los postes y del portero rival. Primero, Richarlison aprovechó un mal rebote del guardameta serbio tras un remate de Vinicius Jr. El atacante del Tottenham estaba bien ubicado en el borde del área chica y mandó a guardar el balón.

Diez minutos más tarde, el mismo delantero repitió la dosis de goles. El de los Spurs, en esta ocasión, dio muestra de su creatividad y capacidad de reacción. Vinicius desbordó por banda izquierda, mandando un centro-pase con el exterior de su bota derecha. Richarlison, ubicado casi sobre el punto penal, recibió de espaldas al arco. Con su pie izquierdo, controló el balón, que se elevó por encima de su cuerpo. En un breve momento de magia, el delantero se giró y sin dejar caer el esférico remató cruzado, en el aire, con su pie derecho. La euforia fue indescriptible.