BATE Borisov
Fuente: @815GabrielCR

De a poco el fútbol está volviendo y hemos visto como muchos futbolistas toman distancia de sus compañeros a la hora de festejar, en parte por las recomendaciones de las organizaciones sanitarias de cada país y en otras por el reglamento de cada liga. En el día de hoy se jugó la Supercopa de Bielorrusia, la cual disputaron BATE Borisov y Dinamo Brest. Fue la primera final por un título que se jugó tras el parate de COVID-19. El elenco azul y oro se llevó su cuarta copa nacional tras vencer en el tiempo agregado al equipo que fue presidido por Diego Armando Maradona. Son los primeros en levantar un trofeo tras la reanudación de los torneos a nivel mundial. Pero no es lo único que lograron, son los únicos en haber roto con el distanciamiento social.

BATE Borisov se coronó campeón en el minuto 122

En un encuentro parejo que se fue hasta la prórroga con el 0-0, todos pensábamos que se irían a los penaltis. Iban 119′ cuando BATE Borisov avisó y obligó primero a que el arquero se luciera y posteriormente a que los defensores taparan con alma y vida una de las últimas pelotas. El balón se fue al córner y el cuarto árbitro dio un minuto más de adición, allí desde el tiro de esquina llegaría el único gol del encuentro. Fue Stasevich quién centró al corazón del área y allí los futbolistas del Dinamo de Brest no pudieron rechazar, los azul y oro remataban pero se topaban con las piernas de sus rivales bloqueando los disparos; sin embargo a la altura del punto del penal fue Volkov quien cazó la pelota con el empeine, la puso contra el palo y desató la locura de toda la parcialidad presente.

Imagen
Fuente: BATE Borisov

En el festejo se abrazaron entre todos, se tiraron unos encima de los otros, ya no existieron protocolos, ni medidas de distanciamiento, solo la algarabía del conjunto vencedor en una final de Copa de Bielorrusia. El BATE Borisov ganó como marcan los libros de la historia del fútbol, en el último minuto. Es la cuarta copa nacional que consiguen.