Con toda la afición volcada hacia la causa atlista (que llegó con un 3-2 desfavorable del partido de ida), el estado de Jalisco se pintó rojinegro y regaló al público una historia dignificante que tenía preparado un cierre con un monarca insospechado para el fútbol mexicano: el Atlas de Guadalajara.  

En búsqueda de la igualada

La euforia del estadio Jalisco tuvo a Julián Quiñones como protagonista de las opciones contra la portería de Rodolfo Cota. Primero fue un centro llegado desde la izquierda, que el colombiano no conectó de manera ideal. Y la acción más peligrosa llegó tras una asistencia de Camilo Vargas, que con un despeje lo dejó en mano a mano contra el portero mexicano… terminando el esférico en el poste y con el grito de gol ahogado. 

Desde su frente, los de Guanajuato no se inmutaron ante el hervidero de las gradas tapatías. Cada jugador que tomaba el balón, lo hacía con personalidad. Ninguno mostró rasgos de inferioridad o nerviosismo ante el escenario y la instancia de una gran final del fútbol nacional. Aunque generó muy poco en jugadas de riesgo. Solo hubo un tiro de Víctor Dávila que pasó por un costado. 

En cuanto a circunstancias de color en el partido, la afición tuvo algunos gestos hostiles contra los jugadores de León. Lanzaron un par de bengalas y objetos mientras León cobraba sus tiros de esquina. ‘Los Panzas Verdes' al verse un poco hostigados por el fútbol de ‘La Academia’ en los últimos segundos de la primera parte… mataron el partido haciendo tiempo en las faltas recibidas. 

El gol de la explosión 

Otra vez Atlas encontró el arco vía Julián Quiñones, quien le ganó la espalda a Stiven Barreiro, y de nueva cuenta Rodolfo Cota achicó para salvar su puerta. Pero la insistencia trajo sus frutos, pues Aldo Rocha encontró un cabezazo para adelantar en la vuelta, empatar el global… y así provocar el estallido de un estadio que estaba al borde del colapso. 

Todo estaba empatado, ambos insinuándose en los arcos y los locales tuvieron una jugada que pudo significar levantar el trofeo tras 70 años. Christopher Trejo dejó el balón en el travesaño, el rebote le quedó a Edgar Zaldívar – ya sin portero – con la única misión de empujar el esférico, pero los fantasmas se le aparecieron y protagonizó la falla del siglo.

El rompimiento de una sequía de siete décadas

Después de 180 minutos totales y de tiempos extras, todo se definió en los penales.

León ganó los volados, escogió la portería y patear primero.

  • Elías Hernández (León) – Gol
  • Jesús Angulo (Atlas) – Gol
  • Fernando Navarro (León) – Lo atajó Camilo Vargas
  • Aldo Rocha (Atlas) – Poste y afuera
  • Ángel Mena (León) – Gol
  • Edgar Zaldívar (Atlas) – Gol
  • William Tesillo (León) – Gol
  • Christopher Trejo (Atlas) – Gol
  • Luis Montes (León) – Camilo Vargas lo atajó
  • Julio Furch (Atlas) – Gooooool del campeonato… y hay un monarca no esperado en México.

Con el tanto del delantero argentino, sin reales creyentes (además de su afición), siendo la burla del entorno, con una maldición encima, cayendo en la final de ida y ganándolo a lo Atlas… un monarca tapatío reinará (por lo menos seis meses) en el balompié mexicano.