Bastante curiosa resultó la definición por el tercer lugar de la Copa América entre Chile y Argentina. Para empezar, dos llegadas de la Albiceleste derivaron en los goles convertidos antes de la media hora. Después, condicionó el partido la tempranera lesión de Alexis Sánchez y las expulsiones de Gary Medel y Lionel Messi. Mezclado en este cambalache, todo acabó con el penal a Charles Aránguiz que Arturo Vidal convirtió en gol tras tres partidos de La Roja sin anotar. Aquí va el análisis de Chile.

Para Chile, este cuarto lugar final tiene un sabor amargo, especialmente por la forma en que terminó jugando el torneo. El medio se encegueció con los resultados ante Japón, Ecuador y Colombia, pero durante todo el campeonato los equipos contrarios nos llevaron en velocidad. Los japoneses, por ejemplo, desperdiciaron al menos cuatro ocasiones de gol. No fue un buen síntoma.

Frente a Ecuador, la banda izquierda fue un pasadizo y partido a partido a nuestros próceres se les vio más cansados y con menos aire para el ida y vuelta. Si bien se clasificó a la siguiente ronda, no hay que olvidar que esto se logró derrotando a rivales tradicionalmente abordables.

Frente a Uruguay, en el tercer lance del grupo, el análisis de Chile no fue bueno. El equipo de Rueda salió a defenderse y a perder por poco y así nomás le fue. A su vez, ante Colombia en cuartos de final apareció la propuesta ofensiva a la que estábamos acostumbrados en procesos anteriores, a pesar de que en los primeros veinte minutos los cafetaleros embotellaron a La Roja. No obstante, los últimos quince minutos fueron de dominio, personalidad y fútbol total de parte de Chile, que luego se impuso con categoría en los penales y nos hizo soñar con el tricampeonato.

LEA TAMBIÉN:  Top 5: las mayores promesas Sub-23 de Ecuador

El paso siguiente era la semifinal ante Perú, al que se debía vencer antes de aventurar cualquier pronóstico favorable. Sin embargo, la historia ya es conocida y todavía no hay una explicación acerca del juego errático que se exhibió en el “Clásico del Pacífico”. Lo único claro es que Perú jugó mejor y Ricardo Gareca le ganó la pulseada táctica a un Reinaldo Rueda que volvió sorprendentemente a ese juego abúlico y a su apacible carácter.

A pesar de los dos triunfos ante Argentina en las finales de 2015 y 2016, se trataba de un rival de respeto. El conjunto transandino, en pleno proceso de recambio, quería lavar dichas afrentas y así lo hizo. O, al menos, en parte.

Análisis de Chile, Copa América 2019, Chile, Copa América
Jugadores de Chile durante la Copa América 2019 – AFP

Análisis de Chile por sectores

 

En el pórtico, Gabriel Arias tuvo un bajo desempeño en el certamen, pero no hay que condenarlo porque reemplazar a Claudio Bravo no era una tarea sencilla. La embarró en su debut, pero en este torneo también se equivocaron el “Cóndor” Rojas, el “Rambo” Ramírez y el mismísimo Claudio Bravo. Lamentablemente, el flaiterío de las redes sociales lo insultó y amenazó gravemente. Esperemos que tenga su revancha.

En la defensa, Gary Medel, quien conserva su tradicional salida clara, tuvo un rendimiento aceptable, aunque su salto y su pique ya no son los mismos de antaño. Gonzalo Jara no tiene nada que hacer en la Selección. No le encuentro puntos altos. Paulo Díaz demostró toda su ductilidad. Jugó por la banda izquierda, por el centro y la derecha. Imprescindible como recambio. Guillermo Maripán también tiene que ser otro relevo natural de la defensa. Jean Beausejour, quien le puso punto final a su loable carrera con la Selección, realizó un esfuerzo encomiable en todo el campeonato y casi le anotó a Perú. Sus descuelgues fueron un peligro constante, aunque varias veces no le alcanzó el físico para volver y marcar. Los años no vienen solos y ya no es el cabrito de Sudáfrica 2010. Mauricio Isla fue un lateral trabajador y empeñoso, pero tiene mal pie. El “Torta” Opazo perfectamente puede ser alternativa en ese puesto.

LEA TAMBIÉN:  ¡Bravo! ¡Bravo!

Pasando al mediocampo, Charles Aránguiz hizo un tremendo torneo. Regular, colaborador con sus compañeros y líder. Los grandes clubes del mundo deberían llevárselo pronto, porque es una joya de futbolista. Arturo Vidal se impone por presencia y eso lo dice todo. Falló en la marca en el primer gol de Perú, pero tiene cuerda para rato en La Roja. Es un crack y ojalá se reconcilie con Claudio Bravo. Erick Pulgar confirmo toda la impronta y experiencia que trae del fútbol italiano. Casi nadie se acordó del “Carepato” Díaz con sus notables actuaciones. Otro número puesto para la Copa América 2020 y las Clasificatorias a Catar 2022.

En la delantera, Eduardo Vargas tuvo una partida de caballo inglés, pero después se desinfló. Eso sí, no hay dudas que rinde con la camiseta roja. Con un habilitador tipo “Mago” Valdivia te liquida sin pedir permiso. Alexis Sánchez, en tanto, volvió de su viaje al infierno en esta Copa América. Fue pilar en la primera fase y ante Colombia cerró de forma magistral la tanda de penales. Sigue siendo un jugadorazo.

Acaba el análisis de Chile. Terminado el primer campeonato oficial del nuevo proceso, ojalá que la Rueda se infle para llegar al Mundial de Catar.