El esperanzador estreno de la Colombia de Queiroz

Colombia, Copa América, Queiroz

La Copa América en Brasil será el primer escenario en el que Queiroz se ponga a prueba con Colombia. El entrenador portugués debutará de manera oficial al mando de un combinado cafetero lleno de ilusiones. Con un buen récord en los amistosos previos, la selección colombiana medirá fuerzas con Argentina, Paraguay y Qatar. Un grupo complicado, pero en el que Colombia se permite soñar con clasificar y, por qué no, con el liderato.

Los 23 elegidos

Portería

David Ospina, Camilo Vargas y Álvaro Montero

Defensa

Cristian Zapata, Stefan Medina, Santiago Arias, Dávinson Sánchez, William Tesillo, Yerry Mina y Cristian Borja.

Mediocampo

Wilmar Barrios, Edwin Cardona, James Rodríguez, Juan Guillemro Cuadrado, Luis Díaz, Nateus Uribe, Jefferson Lerma, Gustavo Cuéllar y John Lucumí.

Delantera

Duván Zapata, Luis Muriel, Roger Martínez y Radamel Falcao.

Las botas del ‘10’, la clave de la Colombia de Queiroz

El juego que desempeñe el combinado cafetero es, en cierta medida, una incógnita. Tanto por el reciente arribo del nuevo estratega como por el gran recambio generacional que se está sucediendo. Sin embargo, parece claro que la Colombia que disputará la Copa América estará bajo la conducción del numero ‘10’. Sea a partir de un ritmo bajo o a través de transiciones rápidas, la calidad de James deberá imperar sobre el terreno de juego.

James, figura de Colombia

La lectura que le pueda dar el jugador perteneciente al Real Madrid será vital para las aspiraciones colombianas. Sirviendo como lanzador o llegando al área desde atrás, Rodríguez está llamado al liderazgo. La única duda está en su posición sobre el campo. Queiroz lo ha probado detrás del delantero, como interior y como falso extremo por la derecha. En las tres alternativas, James ha tenido libertad de movimiento y la responsabilidad de ser la cuota de creatividad y protagonismo.

El director de orquesta 

Poco más de tres meses de trabajo ha tenido Carlos Queiroz con Colombia. Tras su salida de Irán, el entrenador luso firmó con el equipo cafetero para ser el sucesor del proceso Pekerman. Habiendo recuperado la posición que se tuvo en la época de los ochenta y noventa, Colombia necesita consolidarse. Ese es el objetivo de Queiroz: consolidar a Colombia como una de las principales candidatas a cualquier competencia que dispute.

Queiroz, DT Colombia

Por esto, el experimentado estratega tendrá en la Copa América su primera prueba de fuego. Sin poner en peligro su continuidad, el rendimiento en el torneo dictará la pauta de cómo serán sus próximos meses en el cargo. Tanto la relación con los aficionados como el rumbo que ha pensado con su combinado estarán marcados. ¿La esperanza? Ciertamente, su amplia experiencia al mando de selecciones y el gran rendimiento que ha mostrado a lo largo de su carrera.

Un tercer puesto amargo

Colombia, semifinales Copa Centenario

La más reciente participación de Colombia en Copa América, fue hace tres años, en suelo norteamericano. Los cafeteros arrancaron con las mejores sensaciones: dos victorias en sus primeros dos encuentros. El juego y los resultados acompañaban a los de, por aquel entonces, Pekerman. Sin embargo, las dudas comenzaron a llegar. Las rotaciones realizadas en el último partido de la fase de grupos mermaron el rendimiento. El cotejo se perdió ante Costa Rica y Colombia cedió el liderato ante el conjunto local.

Los cuartos de final confirmaron lo que se temía. El conjunto cafetero no supo mantener el nivel con el que inició y, aunque clasificó, su rendimiento no permitía mayores ilusiones. Superó a Perú desde los tiros del punto penal y se dispuso a enfrentar a Chile. El equipo austral, el que resultaría como campeón, hizo los deberes y eliminó a Colombia con un contundente 2-0.

Así, Colombia tuvo que medirse ante Estados Unidos por el tercer lugar del histórico torneo. Y, a pesar de haber ganado, los cafeteros quedaron con el sin sabor de haber podido llegar mucho más lejos.

El único titulo

La mejor presentación colombiana en una Copa América es, sin lugar a dudas, la del 2001. Por aquel tiempo, el país cafetero fue la sede de un torneo con una previa accidentada. La situación de conflicto que se vivía en Colombia puso en vilo la decisión de disputar el torneo en la sede dispuesta. No obstante, la decisión fue ratificada por los organizadores, aunque los problemas no cesaron. La selección de Argentina decidió no participar ante las supuestas amenazas de muerte que habían recibido. Por esto, Honduras acudió como invitado de urgencia.

Victor Aristizábal, goleador colombiano

Contingencias a parte, el equipo dirigido por Francisco Maturana lideró su grupo con el aporte goleador de Aristizábal. Se midió ante Perú y Honduras en las rondas siguientes y las despachó con contundencia. Sin recibir ningún gol en todo el torneo, Colombia encaró la final ante México con confianza. El encuentro se disputó en la capital del país y los locales celebraron por primera y única vez en su historia.