Paulo Dybala, Juventus, Vecchia Signora, década, Serie A, Champions League,
Momento exacto de la volea de la 'Joya'. Fuente: @PauDybala_JR

Alex Sandro se vistió de asistidor y cosechó los dos pases de gol en el partido entre Juventus 2 Sampdoria 1. El otro latino que dijo presente y fue determinante en el marcador, tiene por nombre y apellido, Paulo Dybala. El cordobés anotó el primer grito de la tarde con una muy buena volea y el segundo grito de la Vecchia Signora fue una obra de arte de Cristiano Ronaldo suspendiéndose a 71 centímetros del suelo.

Asistencia de Alex Sandro y volea de Dybala

A los 18 minutos del primer tiempo llegó la Joya y brilló con un golazo de volea. El lateral izquierdo brasileño tiró un centro pasado al segundo palo, el cordobés se perfiló y sin pensarlo, sacó una volea con el perfil del botín hacia abajo. La caprichosa salió con potencia, al palo contrario de donde estaba el número uno. El golero de la Sampdoria no controló el esférico, pese a que se estiró al máximo Paulo Dybala salió a festejar el 1 a 0 parcial del encuentro.

Alex Sandro, Paulo Dybala, Cristiano Ronaldo, Juventus, Sampdoria, Serie A,
Alex Sandro fue el más regular del partido. Fuente: Juventus

Cristiano Ronaldo y un saltó de otro planeta

Ya demostró sus dotes físicos y atléticos varias veces, pero hoy a dos meses de cumplir 35 años, volvió a demostrar su potencia. Alex Sandro subió por el carril izquierdo hasta el borde del área grande, levantó la cabeza y tiró un nuevo centro pasado. Al momento que la pelota tomó rumbo a su destino, el portugués saltó para ganarle a su marcador. Y, cómo sosteniéndose en el aire, impactó el balón con la testa para convertir el 2 a 1 a los 45 minutos del primer tiempo.

Alex Sandro, Paulo Dybala, Cristiano Ronaldo, Juventus, Sampdoria, Serie A,
Cristiano Ronaldo en pleno vuelo. Fuente: @Cristiano

Alex Sandro fue determinante y clave en ambos goles de la Juventus, pero también cumplió en su faceta defensiva cubriendo bien su sector. Sin embargo, cuando parecía que era su día, tuvo una pifia que terminó en el tanto de la Sampdoria a los 35 minutos del encuentro. Sacando eso, fue el jugador más regular del partido en los 90 minutos de juego.